Mi historia: Cómo pasé de dar clases de Linux a Usar Mac

foto

 

Desde pequeño he tenido relación con los ordenadores. Eran los tiempos de los ordenadores de 8 bits, y tuve la suerte de que me compraran uno.

Aún lo recuerdo como si fuera ayer. Lo malo es que no fue el que yo quería, un Spectrum, sino el primer ordenador fabricado es España, un Dragon 32.

 

Dragon 32 computer

Con el Dragon 32 me regalaron 2 cintas con juegos (sí, entonces los juegos venían en cintas de casette), pero no tuve oportunidad de usarlos. Un desafortunado accidente hizo que se estropearan esas cintas y no hubo forma de conseguir más.

Así que me tuve que buscar la vida y tuve que introducir el código de varios juegos que encontré en libros y alguna revista. Aunque al principio no entendía absolutamente nada de lo que estaba haciendo, poco a poco iba comprendiendo que era eso de las variables, los arrays, los GOTO, etc. En una palabra, aprendía a programar, y me gustaba.

Crecí convencido de que los ordenadores eran una cosa muy interesante, pero que requerían trabajo para conseguir que hicieran lo que querías.

Poco a poco fui pasando por el colegio, el instituto, y llegó el momento de elegir una carrera. Aunque yo tenía muchas dudas sobre qué elegir, y me asustaba un poco la fama de dura que tenía la ingeniería informática, al final acabé matriculándome. Allí se confirmó mi experiencia de años anteriores. Teníamos máquinas a las que había que introducir lo que queríamos hacer, y el proceso era bastante críptico y pesado.

Únicamente en una asignatura, Física, tuvimos un ordenador que no funcionara con MS-DOS. Era un modelo muy antigüo de Apple, pero tenía interfaz gráfica, ratón, y fue como conocer un mundo distinto. Desafortunadamente no había más departamentos que tuvieran estos ordenadores y poco a poco este nuevo mundo múcho más interesante e intuitivo se fue desvaneciendo.

Con más o menos dificultades, fui sacando las asignaturas y acabé la carrera. Como prácticas en empresa me tocó hacer algunas cosas en un instituto cercano y ahí se me metió en la cabeza la idea de ser profesor.  Así que decidí prepararme las oposiciones a profesor de secundaria por la especialidad de informática y tuve la suerte de aprobarlas.

Eso me llevó a dar clase en los ciclos formativos de informática, y de nuevo me encontré el mismo panorama: máquinas potentes pero muy poco intuitivas. Ya usaban todas windows, pero daba más problemas que soluciones.

Para dar el módulo de redes de área local, decidí usar para las prácticas Linux, que ya entonces estaba extendiéndose. Ahí note una mejora grande: tenía un entorno gráfico aceptable, y no sufria tantos problemas de cuelges. Pero al cabo de un tiempo me dí cuenta de que era más de lo mismo.

Linux es un sistema operativo estupendo, fiable, y muy potente, pero que tiene una curva de aprendizaje muy pronunciada. Muchas veces empleaba más tiempo configurando el sistema que haciendo cosas con él.

Esta situación llegó a su fin en 2006. Ya harto de de Windows, y aprovechando que Apple dio el salto a los procesadores Intel, aproveché y cambié mi ordenador. No te quiero engañar, también los Mac tienen una curva de aprendizaje y al principio hay que dedicarles algo de tiempo, pero en muy poco tiempo estaba funcionando y haciendo las mismas cosas que hacía con mi PC.

Desde entonces sé que no hay vuelta atrás. He cambiado a un sistema que me permite hacer lo que yo quiero, y que me tiene más tiempo haciendo cosas interesantes que intentando configurarlo. Ahora es gratificante hacer un vídeo de las vacaciones, un pase de diapositivas, o simplemente ver una película. Sé que tengo un ordenador fiable, que no me va a dejar tirado, y sé que existen programas asombrosos, que me permiten hacer cosas que con mi PC eran impensables.

Los Mac han cambiado mi filosofía: no hace falta ser un experto para trabajar con ordenadores. Cualquiera puede hacerlo y, lo más importante, cualquier persona puede disfrutar de su experiencia con los ordenadores. No hay que sufrir cuelges, virus, troyanos, reinicios, actualizaciones sin fin. Si estás harto de todas esas cosas, te animo a que des el salto a Mac, si aún no lo has hecho.

Este blog sólo pretende compartir contigo mi camino: lo que voy aprendiendo, las aplicaciones que me parecen útiles, los consejos que me hacen las cosas más fáciles. En una palabra, todo aquello que hace mi vida digital más fácil y me permite disfrutarla.

¿Y tú? ¿Qué fue lo que te hizo cambiar a Mac?

 

 

3 Thoughts on “Mi historia: Cómo pasé de dar clases de Linux a Usar Mac

  1. Arantxa on 28 August, 2011 at 11:43 PM said:

    Eduardo, qué sorpresa me he llevado al verte con este blog !!! Me encanta que seamos Maqueros.
    Desde luego que ser Maquero es toda una filosofia, y casi, casi una religión. Seguiré leyendote y tomando buena nota. Gracias!!

  2. Eduardo Zornoza on 29 August, 2011 at 8:21 AM said:

    ¡Hola Arantxa! Me alegro de que te guste el blog y espero que encuentres algún artículo de utilidad.

    Mi vida a cambiado a mejor desde que me pasé a Mac, no se si será una religión pero ahora me fijo en detalles que en los que no me fijaba antes, y me he vuelto adicto a las cosas que te facilitan la vida en lugar de complicártela :-)

    Un saludo, maquera!

  3. A mí la que me hizo cambiar a Mac fue mi mujer 😉 Ya que descubrió que el iMac de 21″ NO HACE ruido.

    Sí, yo tenía (y tengo) el ordenador encendido 24×365 y los PCs, por muy silenciosos que sean, siempre hacen algo de ruido. Un amigo se compró un iMac de 21″ y lo curioseé un poco; vi que tenía “consola” y Unix por debajo y me decidí a hacer el cambio.

    De momento (y llevo 1 año) estoy muy contento y mi mujer también. La curva de aprendizaje es bastante leve y el ordenador funciona a las mil maravillas.

    Un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Post Navigation

UA-9012247